CEOE dice "no" a la reforma laboral de Yolanda Díaz: "es intervencionista"

Los empresarios rechazan la propuesta del Ministerio de Trabajo que, dicen, va en contra de lo que pide la Comisión Europea

Guardar

08/07/2021 15:49

Los empresarios se niegan a "admitir" los plateamientos de la reforma laboral presentados por el Ministerio de Trabajo y Economía Social de Yolanda Díaz.

"Consideramos que van en contra de la adaptabilidad que necesitan las empresas para poder generar empleo en la actual coyuntura de incertidumbre y transformación, y también de las directrices que nos marca la Comisión Europea en esta materia", remarcan CEOE y Cepyme en un comunicado en el que hablan de que con esta nueva normativa se "pone en peligro la llegada de los fondos de recuperación europeos NextGeneration EU", aclaran.

"Si lo que se pretende es modernizar el mercado laboral, no parece que la mejor opción sea plantear una propuesta que en todos sus elementos es regresiva e intervencionista, restando capacidad a la negociación colectiva", señala la patronal.

Paro juvenil

En cuanto a la temporalidad, remarcan las organizaciones que la nueva ley podría "perjudicar" al empleo y "en especial", dicen, al que requiere de cualificación y jóvenes.

"CEOE y Cepyme rechazan la reforma laboral que se pretende, ajena a las solicitudes europeas y resultado de un pacto de Gobierno que no nos obliga y que, además, es lesivo para el empleo", reza el comunicado.

CEOE se "aparta"

En todo caso, "si el Gobierno persevera en esta dirección, será sin el apoyo de las organizaciones empresariales", advierten, abriendo la puerta a una eventual contrarreforma laboral unilateral por parte del Ejecutivo o con un acuerdo bipartito con los sindicatos CCOO y UGT.

Cualquiera de esas dos vías sería contraria a las exigencias de la UE, que ha pedido que reformas de este calado sean consensuadas en el diálogo social.

"Estas propuestas del Gobierno restan capacidad de adaptación de las empresas en la entrada al mercado laboral; la permanencia, con soluciones intervencionistas insólitas en el siglo XXI por ajenas a la participación activa de los trabajadores y el uso excesivo del reglamento en vez de la negociación colectiva, lo que inevitablemente recuerda las antiguas ordenanzas laborales, un despliegue más propio de contextos afortunadamente ya superados en toda Europa", afirman los empresarios.

Noticias relacionadas