China investiga a Alibaba por monopolio

Pekín acusa a la tecnológica de prácticas que incluirían acuerdos de negocio exclusivo y forzar a los mayoristas y a elegir su plataforma frente a sus rivales

Guardar

24/12/2020 07:58

La Administración Estatal para la Regulación del Mercado de China investiga al gigante del comercio electrónico, Alibaba, por supuestas prácticas monopólicas según un comunicado hecho público por el Gobierno de Pekín.

Los reguladores consideran que las conductas "monopolísticas" de la empresa incluirían también acuerdos de negocio exclusivo, como intentar forzar a los mayoristas a elegir una sola plataforma entre dos competidores.

Según el texto, al parecer, se habría iniciado tras la recepción de las quejas de varias empresas minoristas que venden a través de la plataforma y algunos clientes. Se trata de la primera vez que las autoridades hostigan a Alibaba, la primera tecnológica del país y quinta empresa del mundo por capitalización bursátil.

Este proceso que ahora comienza pone de manifiesto el escrutinio al que el Gobierno de China está sometiendo a la compañía, después de que a principios de noviembre el Ejecutivo paralizara la salida a Bolsa de Ant Group (filial financiera) destinada a ser la mayor oferta pública inicial de la historia.

Normas antimonopolio

El pasado mes de noviembre, el Gobierno hizo público el borrador de la nueva ley antimonopolio para el sector de Internet en el país. Tras su entrada en vigor, tres empresas, Alibaba entre ellas, fueron multadas por “no informar de acuerdos pasados para la evaluación de las autoridades”.

Según la Administración Estatal para la Regulación del Mercado, las compañías no remitieron "correctamente" la información de las operaciones que comportaban una concentración de actores del mercado en determinados sectores.

En el caso de Alibaba, la investigación se centra en una ampliación de la participación de su subsidiaria de inversiones en el operador de centros comerciales Yintai en febrero de 2018.

Tras las pesquisas, las autoridades llegaron a la conclusión de que las compañías no remitieron, tal y como requiere la ley antimonopolio del país, los documentos que especificasen que las operaciones representaban una concentración de actores del mercado, aunque éstas "no tuvieron un efecto de exclusión o restricción a la competencia".

Noticias relacionadas