¿Debería vincularse el ingreso mínimo vital a hacer voluntariado?

La reciente aprobación del ingreso mínimo vital lleva aparejadas varias dudas sobre cómo será su implementación real, si tendrá efecto llamada o si desincentivará la búsqueda de empleo

Guardar

12/06/2020 17:22

Analizamos en Capital Radio la llegada del ingreso mínimo vital, que finalmente salió adelante sin ningún voto en contra, solo con la abstención de Vox, el resto fueron votos a favor. La medida suscita algunas dudas a los expertos, que ponen sobre la mesa la pregunta de si debería vincularse su percepción no solo a la búsqueda de empleo, sino a otras tareas, como por ejemplo hacer voluntariado.

Lo hemos hablado en "La Gran Tertulia de la Economía", con Ramón Tamames, catedrático de Estructura Económica y Eduardo Aguilar, técnico comercial y economista del Estado.

Vuelve a escuchar su intervención en el siguiente podcast:

Tertulia: ¿Qué supone la aprobación del IMV?

Hablamos sobre el ingreso mínimo vital con Ramón Tamames, catedrático de Estructura Económica y Eduardo Aguilar, técnico comercial y economista del Estado

Ramón Tamames señala que además de las características que tiene ese ingreso mínimo vital, que está supeditado a la búsqueda de empleo, podría también vincularse a hacer algún tipo de voluntariado.

El catedrático propone que además ese voluntariado, en parte, podría incluso enfocarse al empleo: que alguien que esté recibiendo el IMV y tenga conocimientos informáticos y digitales pueda enseñar a otras personas que tampoco tienen empleo y necesitan adquirir esa formación.

Los expertos están de acuerdo en que es una medida positiva pero habrá que ir viendo cómo funciona y hacer reajustes. Algo que reconoció el propio ministro de seguridad social, José Luis Escrivá, que confirmó que estarán en una revisión constante dela medida.

Otras medidas que deberían implementarse

Pero para hacer frente a esta crisis, hay que adoptar muchas otras decisiones de calado. Un ejemplo es Francia, que acaba de formar un comité de expertos para perfilar la recuperación.

Está formada por 26 personalidades reconocidas en el mundo económico y financiero, como el execonomista jefe del FMI Olivier Blanchard y el Nobel de Economía Jean Tirole, junto a Paul Krugman y Peter Diamond, que cuentan con el mismo galardón internacional.

Otros nombres son Larry Summers, exsecretario del Tesoro estadounidense y la actual economista jefa de la OCDE Laurence Boone.

Una decisión que ya tomó Italia y que para Ramón Tamames también debería tomar España. Nuestro país ha optado por constituir una Comisión para la Recuperación en el Congreso, que ha recibido muchas críticas por no ser independiente.

Otros puntos a tener en cuenta son las ayudas que se están aprobando. Eduardo Aguilar apunta que harían falta planes de choque sectoriales. "Nuestra economía tiene algunos sectores más sensibles que otros".

Uno de ellos es el turismo que sí se ha tocado un poco. Pero va ligado a otros sectores, como el transporte internacional. Por eso hay sectores que necesitan más ayuda que otros.

La ministra de industria, comercio y turismo, Reyes Maroto ha anunciado una línea ICO específica para el turismo, dotada de 2.500 millones de euros.

Y aquí entra en escena otra cuestión: ¿quién está pudiendo acceder a esa financiación del ICO?

Según señalan los expertos, ahora mismo las entidades financieras exigen todo tipo de avales y no todas las empresas pueden aportarlos. Muchas pymes y autónomos se quejan de que a ellos no les llega.

En este sentido, Ramón Tamames dice que debería ayudarse no solo a los grandes operadores y grandes empresas, sino también al turismo rural, que es el gran abandonado y este año va a ser posiblemente el que mejor salve la temporada.

Y además de las ayudas del ICO, volviendo a las ayudas específicas por sectores, los expertos recuerdan que, por ejemplo, en el caso de la automoción, está negociando con el Gobierno la dotación de 400 millones d euros. En cambio en Francia ya se han puesto sobre la mesa 8.000 millones.

Es por eso que muchas voces apuntan a que hay que destinar más esfuerzo financiero a proteger a las empresas y sectores estratégicos, porque una vez que una empresa se cierra, no se vuelve a abrir, y con ello se pieden tecnología y talento.

Noticias relacionadas