Estados Unidos dispara el precio del petróleo

Guardar

23/04/2019 08:01

Irán califica de "ilegales" las sanciones de EEUU que terminan con las exenciones para comprar petróleo iraní. Teherán ha amenazado con interrumpir los envíos de petróleo a través del Estrecho de Ormuz, un importante canal de navegación en el Golfo Pérsico por el que circula cerca del 20% del crudo mundial, si Washington intenta asfixiar la economía del país frenando sus exportaciones petroleras. Esto ha provocado que el precio del crudo esté en máximos anuales.

Estados Unidos empezará el 2 de mayo a imponer sanciones a todo país, incluyendo sus aliados, que compre crudo a Irán. De esta forma pone fin a las exenciones que permitían a ocho países seguir comprando crudo a Irán. El secretario de Estado, Mike Pompeo, se compromete a garantizar la estabilidad de los precios: "Estados Unidos ha estado en constantes discusiones con aliados y socios para ayudarles a hacer la transición desde el crudo iraní hacia otras alternativas. Y hemos estado trabajando con los principales países productores de petróleo para asegurar que el mercado tenga un volumen suficiente para minimizar el impacto en los precios. Tanto el Reino de Arabia Saudita como los Emiratos Árabes Unidos nos han asegurado que garantizarán un suministro adecuado a los mercados. Y, por supuesto, Estados Unidos es ahora también un productor importante".

La medida es especialmente delicada para India, tercer importador mundial, que ya ha dejado de comprar petróleo a Venezuela. Turquía ha anunciado que seguirá negociando con Irán: "No aceptamos sanciones unilaterales e imposiciones sobre cómo establecemos relaciones con nuestros vecinos", dijo el ministro turco de Relaciones Exteriores Mevlut Cavusoglu,

y China anuncia que lo estudiará pero no ha tomado ninguna decisión clara.

Los otros cinco países sancionados: Japón, Corea del Sur, Taiwán, Italia y Grecia ya han reducido drásticamente sus compras de crudo iraní.

Justo antes de que las sanciones de noviembre entraran en vigor, las exportaciones de crudo iraní cayeron a cerca de 800.000 barriles diarios ante los más de 2,5 millones que vendía cada día, aunque debido a las exenciones, este panorama había mejorado.

Noticias relacionadas