Italia ya da por hecho que Giuseppe Conte será su primer ministro

Guardar

21/05/2018 14:20

El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Maio, ya ha trasladado al presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, el nombre de Giuseppe Conte como candidato para ser el próximo primer ministro del país.





Según ha explicado Di Maio, ha trasladado al presidente "el nombre de la persona que mejor puede sacar adelante el programa" pactado entre los dos partidos y que esperan firmar pronto.

Di Maio confía en que Mattarella dará su visto bueno al gobierno propuesto. Giuseppe Conte ha estado toda la jornada en el punto de mira. Se trata de un jurista con una amplia experiencia académica, aunque no política.




Ana Capilla, profesora de Relaciones Internacionales en la Universidad Francisco de Vitoria, valora el acuerdo al que han llegado el Movimiento Cinco Estrellas y la Liga Norte en Italia para formar Gobierno.



"Todo apunta a que la figura que asumirá la presidencia del Ejecutivo será Giuseppe Conte, un reconocido jurista que no suscita tanta oposición; aunque es próximo al Movimiento Cinco Estrellas", comenta Capilla.


En Italia, pocos habían oído hablar de Conte, de 54 años, hasta que el líder del M5E Luigi di Maio lo presentó como su futuro ministro para Administración Pública, Desburocratización y Meritocracia en el equipo de gobierno que propuso el partido antes de las elecciones del 4 de marzo.


Conte vive en Roma, donde es titular de un bufete de abogados y profesor de derecho privado en la Universidad de Florencia. El premier "es un hombre de equilibrio que satisface a ambas formaciones", aseguraba ayer el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini


Si Conte es finalmente el elegido, al final el jefe del Gobierno antisistema no será un político, como ellos habían insistido, sino un tecnócrata sin experiencia política y que no está en el Parlamento. Además, Conte cuenta con el apoyo de Sergio Mattarella, principal impulsor de un acuerdo de Gobierno que evitase la celebración de nuevas elecciones, que ve con buenos ojos una coalición en la que ninguno de los miembros de los partidos vencedores sería primer ministro.

Noticias relacionadas