George Clooney, un madurito del mercado

¿Ser madurito te quita del mercado?

El mercado laboral penaliza al trabajador madurito y el empresarial supone una carrera de obstáculos para las empresas jóvenes

Guardar

George Clooney, un madurito del mercado

TIEMPO DE LECTURA

1 min

17/10/2019 20:57

¿El paso de los años nos expulsa del mercado? ¿Los maduritos no tienen cabida superada cierta edad? Nos estamos refiriendo al mercado empresarial y laboral, por supuesto.

¿Ser madurito te quita del mercado?

Responden los expertos Andrés González, co autor de 'Economía a la intemperie'; Carlos Martínez, de IMF Business School y Fernando Tomé, decano de la facultad de ciencias sociales de la Universidad Nebrija

En el lado empresarial, la situación es precaria, ya que no todas las compañías alcanzan la mayoría de edad, así que imagínense superar el cuarto de siglo. Así lo señala un informe de Crédito y caución, que afirma que sólo una de cada cuatro empresas llega a los 25 años de vida.

La cifra es más desoladora en los primeros años de vida de las empresas: el periodo de mayor disolución es entre el tercer y cuarto año en marcha, ya que generalmente es cuando se agotan los recursos iniciales.

Dos de cinco FAANG superan los 25 años

En el caso de las cinco grandes tecnológicas cotizadas en el Nasdaq, conocidas como FAANG, sólo dos suman más de un cuarto de siglo. Es el caso de Amazon (25) y Apple (43). El resto se quedan por debajo: Netflix (22) , Google (21) y Facebook (15).

Cabe destacar que son tres empresas mayores de 25 años las que lideran el ránking en cuanto a capitalización bursátil Microsoft, Apple, Amazon.

El trabajador mayor de 50 recibe penalización

En el ámbito laboral, la categoría "senior" (o madurito) es un arma de doble filo. A medida que pasan los años y la experiencia del trabajador asciende, se entiende que el salario avanza en una trayectoria semejante. Cuanta mayor es la experiencia, mayor es el sueldo (o así debería ser).

Sin embargo, las empresas esperan obtener de su empleado una mayor productividad que justifique ese sueldo más elevado, lo cual es difícil. "Es más fácil que se justifique contratar a dos personas jóvenes al precio de un empleado senior", señala Fernando Tomé, decano de la facultad de ciencias sociales de la Universidad Nebrija.

Se hace muy difícil, por tanto, la reicorporación al mercado laboral cuando uno supera los 50 años. "El mercado expulsa a esos perfiles de forma natural, tenemos 900.000 parados de larga duración de esa edad", apunta Carlos Martínez, del IMF Business School.

Noticias relacionadas