Los tres grandes males de la economía catalana, según Guillem López Casasnovas

El catedrático de Economía en la UPF afirma que la necesidad de ser sostenible medioambientalmente hará que la economía catalana tenga que refundarse

Guardar

15/02/2021 11:54

El catedrático de Economía en la UPF, Guillem López Casasnovas, ha analizado, en Capital Radio, tanto el resultado de las elecciones catalanas como la situación económica a nivel nacional. Casanovas identifica cuáles son los tres grandes males de la economía catalana. Aquí puedes escuchar la entrevista completa:

Análisis de las elecciones catalanas con el prof. Guillem López Casasnovas

Guillem López Casasnovas, catedrático de Economía en la Universidad Pompeu Fabra, analiza los resultados de las elecciones en Cataluña.

Respecto al resultado de los comicios ayer en Cataluña, Guillem López Casanovas afirma que “me atrevería a decir que la situación es complicada, pero una votación siempre clarifica. Desde mi punto de vista, hace tiempo que detecto que el problema territorial no va a mejor, y algo que habrá que hacer. Esto ya pasa todos los límites de lo que, al principio, era una simple disputa de financiación autonómica. Alguien se tendrá que poner las pilas”.

En clave económica, el catedrático de Economía en la UPF piensa que “lo que necesita ahora Cataluña es gestionar los fondos Next Generation, lo que requiere refundar su economía. Si ERC negocia su posición, la sensibilidad de España a estas necesidades será más alta. Sin embargo, si ERC se orienta a la polarización no sé qué puede ocurrir”.

Casasnovas identifica tres grandes males en la economía catalana ahora que la sostenibilidad medioambiental es un factor clave: el complejo petroquímico de Tarragona, la industria agroalimentaria y el motor de combustión de los coches, que es, según el experto, “un gran elemento de exportación”.

Precisamente, esos fondos Next Generation representan para Guillem López Casasnovas “un ahora o nunca. Es el doble de lo que fue en su día el Plan Marshall. Es el vagón en el que nos podemos enganchar si queremos hacer los deberes que tenemos ahora”.

El BCE, un salvador para Europa

El ex consejero del Banco de España cataloga al BCE como salvador: “A corto plazo, doy por bueno el enfoque de creación masiva de liquidez que ha realizado el Banco Central Europeo. De hecho, el BCE es quien ha tomado consideración de que Europa, sin su actuación, estaba claramente en peligro”.

En el medio y largo plazo, “la economía española va a necesitar una fuerte reconversión. Va a tener que crecer a la vez que se sanea. Para crecer vamos a tener que rehacer nuestra política de exportaciones y reorientar el turismo low cost que tenemos”.

Ayudas directas, ¿sí o no?

También en España, el Gobierno parece empezar a estudiar fórmulas para otorgarle ayudas directas a las empresas. Esto opina Casasnovas: “yo dije desde el principio que las ayudas directas eran del todo necesarias. Pero creo que ahora las ayudas llegan ya un poco tarde porque, sinceramente, soy optimista, y creo que la situación va a remontar antes de lo que muchos piensan”.

Guillem López Casasnovas sentencia que “si para los autónomos aún hacen falta ayudas directas, que son a mi entender los más damnificados, démoslas. Pero, en general, creo que aguantando un poco más los ERTE vamos a llegar bien a final de verano”.

Así justifica el catedrático esta potencial recuperación: “estamos ya en tasa de infecciones del 5% de todos los test que se hacen, las vacunas están llegando”.

Respecto al tema de las posibles indemnizaciones por daños y perjuicios que está pidiendo la hostelería por lo que consideran una gestión anormal, el experto dice que “sinceramente, no creo que llegue muy lejos. La gestión que se ha hecho del coronavirus no es para sacar pecho, pero pedir indemnización por esto, creo que no va a llegar a ningún sitio”.

No obstante, Casasnovas asevera que “cuando todo remonte, la hostelería va a ser una de las grandes beneficiadas, porque las ganas de moverse son enormes”.

Por último, en cuanto al debate entre salud y economía, el experto opina que “al principio no se logró el equilibrio. Poco a poco, la graduación se tiene que acabar imponiendo, de hecho, se está haciendo”.

Noticias relacionadas