Nissan invierte 9.500 millones en China en plena carrera por el vehículo eléctrico

Guardar

05/02/2018 06:09


  • Nissan aspira a convertirse en uno de los tres principales fabricantes de automóviles de China como parte del plan a medio plazo

  • La compañía pretende aumentar las ventas en el gigante asiático en 1,1 millones de vehículos al año


Nissan Motor redobla la apuesta por China con el objetivo de convertirse en uno de los tres primeros fabricantes de vehículos del mercado más grande del mundo. De la mano de su socio Dongfeng, planea aumentar su volumen a 2,6 millones de vehículos por año para 2022, frente al millón y medio de vehículos fabricados el año pasado. Para alcanzar esta ambiciosa meta, la compañía nipona invertirá 60.000 millones de yuanes (9.500 millones de dólares) en China en los próximos cinco años.

La estrategia “Tripple One” de Nissan se centrará en vehículos eléctricos y la marca local Venucia, dos segmentos donde espera un anuncio de la demanda, además de impulsar las ventas de camionetas y camiones.

El mercado automotriz de la segunda economía mundial ha estado dominado por General Motors y Volkswagen durante casi dos décadas, y cada una de ellas vendió 4 millones de vehículos el año pasado. El resto de firmas están a años luz de esas cifras, con ventas en torno a un millón de vehículos al año como es el caso de Nissan, Toyota, Ford y Honda. De ahí que la compañía nipona, que sí ocupa el tercer lugar en el mercado japonés, apueste por la inversión para salir del grupo de segundo nivel.

Parte del plan también pasa por aumentar las ventas anuales de la marca Nissan en 500.000 vehículos, hasta 1,6 millones de vehículos al año para 2020, y de Infiniti en 100.000 vehículos, a 150.000 al año en el mismo periodo.

Pero la clave de la estrategia es el coche eléctrico. Dongfeng y Nissan lanzarán hasta 20 modelos de vehículos eléctricos de todas sus marcas con el objetivo de vender 700.000 coches en cinco años mediante una combinación de automóviles de batería totalmente eléctricos y los llamados híbridos “e-Power”.  Lo harán produciendo vehículos de bajo coste mediante suministro local de motores eléctrico y otros componentes de proveedores chinos.

Noticias relacionadas