Cibercotizante: El ingeniero también debe reinventarse en la era digital

El sector de la ingeniería no escapa a la formación continua. El futuro de estas profesiones pasa por la adaptación al mundo digital

Guardar

TIEMPO DE LECTURA

1 min

12/02/2020 15:45

Se acabó el pensar que cuando uno se gradúa, ya no necesita más formación. Y el sector de la ingeniería no escapa a esta realidad. “Los conocimientos se quedan rápidamente obsoletos”, alerta Víctor Izquierdo, presidente del Comité de la Sociedad Digital del Instituto de la Ingeniería de España en una nueva entrega de Cibercotizante.

A su juicio, un profesional debe plantearse la vida laboral bajo la idea de estar en continua formación.

Escucha la tertulia completa en el siguiente podcast.

Cibercotizante: El ingeniero también debe reinventarse en la era digital

El sector de la ingeniería no escapa a la formación continua. El futuro de estas profesiones pasa por la adaptación al mundo digital

La tecnología avanza a pasos agigantados. El Big Data o la Inteligencia Artificial (IA) son herramientas que transforman cada vez más el mundo laboral. De hecho, se estima que en la próxima década crecerán un 30% las profesiones robotizadas, con respecto al 2015.

Si bien la introducción de la digitalización no tendrá el mismo impacto en todos los trabajos por igual, Izquierdo, advierte que “sería un error pensar que la robotización fuera a afectar únicamente a obreros manuales o personas con baja formación”.

En esta línea, su consejo es claro: "aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización" y dejar de lado los posible "temores" que puedan suscitarnos.

Cada vez atrae menos la idea de estudiar ingeniería

La cantidad de universitarios españoles que optan por estudiar ingeniería ha descendido enormemente con el paso de los años, advierte Flechoso. En España, la media de alumnos que se deciden por este tipo de carreras está en el 23,7%, frente al 28,1% de Europa.

El fundador de Cibercotizante se pregunta si la dureza o la dificultad de enfrentarse a estudiar una ingeniería es lo que provoca esa baja demanda. Sin embargo, la razón va mucho más allá.

Izquierdo cree que los jóvenes a la hora de elegir qué estudiar “no encuentran un incentivo claro” para decantarse por una ingeniería. En su opinión, el esfuerzo que requiere no se ve recompensado a lo largo de la carrera profesional.

Apenas el 13% de los estudiantes de ingeniería están en el curso que corresponde y solo un 28% se licencia en el curso que prevé el plan de estudios”, apunta Flechoso.

Noticias relacionadas