Las grietas del Canal de Panamá

Las grietas del Canal de Panamá

Raquel Rero

18/06/2018 07:17

“La clase económica panameña se ha enriquecido. Ha habido una especie de fiesta de ingresos y productos, de lo que daba el Canal de Panamá, que ha generado gobiernos altamente corruptos a niveles jamás vistos antes”, alerta Marco A. Gandasegui, profesor de sociología de la Universidad de Panamá. Asegura en Entre Líneas que aunque los ingresos del Canal se han multiplicado hasta los 1.600 millones de dólares el año pasado y eso impulsa la economía del país, las ganancias “no se distribuyen equitativamente y se benefician solo los sectores rentistas y especuladores”.



El 15 agosto de 1914 se inauguró oficialmente esta vía interoceánica fundamental para el comercio internacional que situó a Panamá en el mapa global a pesar de que la infraestructura estaba bajo control estadounidense. El 26 de junio de 2016, con dos años de retraso, se inauguró la ampliación del Canal, considerada la mayor obra de ingeniería del siglo y todavía envuelta en polémicas por los sobrecostes generados.

Para Gandasegui, el primer beneficiario de la actividad comercial son las grandes empresas navieras, los puertos estadounidenses y los sectores políticos y económicos panameños. Denuncia que toda esta actividad no repercute realmente sobre la ciudadanía del país: “Todavía no ha habido un gobierno que presente un plan de desarrollo nacional y enfrente los problemas del país con los recursos que tiene”. Además, advierte que “la corrupción ha penetrado también en la Autoridad del Canal de Panamá”.

No opina lo mismo la Olga de Obaldía, directora ejecutiva de la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana. Defiende la independencia de la ACP y explica que “quienes la manejan no son funcionarios de elección popular ni están a merced de los intereses de los partidos políticos”.

Sin embargo, Panamá está desde hace tiempo en el punto de mira, especialmente tras los escándalos de Mossack Fonseca y la implicación del Gobierno en la trama de Odebrecht. “Haciendo previsiones conservadoras ahora sabemos que cada obra de Odebrecht tenía un sobrecoste de entre el 15 y el 20 por ciento. El esquema era sacar sobrecostes para los sobornos que hemos pagado todos los que pagamos impuestos en el país”, explica la directora del capítulo panameño de Transparencia Internacional,  y añade: “Hay un golpe adicional, en el gobierno actual la empresa ha seguido contratando”.

Los planes panameños de China: la irrupción en América Latina


El 12 de junio se cumplió un año desde el establecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales entre China y Panamá, con multitud de firmas de acuerdos, negociaciones y proyectos

Una de las dudas que planea en la actualidad sobre la infraestructura es el papel de China. El país asiático ha comenzado a estrechar lazos con Panamá, donde planea invertir 200.000 millones de dólares en los próximos 20 años. “Gran parte de la inversión es para crear en torno al Canal un centro de actividades que le permita dar el salto hacia América Latina. China tiene un plan sobre lo que va hacer en el país hasta 2040”, explica el sociólogo.

El interés chino en el Panamá se ha reforzado desde que fracasara su intento de crear un canal alternativo en Nicaragua y algunos sectores temen que su influencia sobre la obra y las autoridades pueda ir más allá del mero tránsito comercial.

El autor de “El canal de Panamá, una perspectiva histórica y social”, José Antonio López Cerezo, espera que el país haya aprendido la lección que les dejó el control del Canal por parte de Estados Unidos desde su inauguración hasta finales de los años noventa. “Esta cesión de soberanía por la que tanto ha sufrido la República debería ser un referente para que en las actuales negociaciones con los chinos y otras potencias no cedan a la tentación de tener ingresos importantes a partir de la privatización de los puertos o servicios que deberían seguir bajo la tutela de la ACP”, apunta.

Para los panameños, el interés de las potencias extranjeras en su país “es un motivo de orgullo”, según el ingeniero español afincado en Panamá, Juan Carlos Senso. “Es una especie de icono, fundamental desde el punto de vista económico. La ACP tiene mucho poder, para ver la magnitud del Canal hay que tener en cuenta que tiene su propio ministerio”, explica.
Publicidad

Noticias relacionadas