Por qué la fiebre de los bonos podría tener secuelas en la bolsa... y sobre todo en Solaria

Desde Bank of America apuntan a que Solaria es la empresa de renovables en Europa más sensible a la subida del coste de financiación

Guardar

17/03/2021 18:36

"Si existiera la reencarnación... querría volver siendo el mercado de bonos porque puedes intimidar a todo el mundo". Es la reflexión que hizo James Carville, un asesor político del partido Demócrata en Estados Unidos, en los años 90 para explicar el poder del mercado de deuda. Un mercado que ya ha intimidado al BCE y a algunos recovecos de la bolsa. Entre otros, a Solaria.

Te lo contamos en este podcast de Expediente Abierto.

Por qué la fiebre de los bonos podría tener secuelas en la bolsa... y sobre todo en Solaria

Las turbulencias en el mercado de deuda ya han intimidado al BCE. Podrían hacerlo también con la poderosa Reserva Federal, que se reúne este miércoles,pero sobre todo a quien puede intimidar es a la Bolsa.

Para entender por qué la subida de los rendimientos en los bonos puede afectar a la renta variable primero hay que saber qué hay detrás de esas ventas masivas en la deuda.

La explicación de la subida de los bonos

En solo un mes, la rentabilidad del bono americano a 10 años ha subido en 52 puntos básicos, desde el 1,15% hasta el 1.67%. Esto, en porcentaje, es una subida del 50% en un mes. ¿Por qué? La clave está en que los vigilantes de los bonos, como se conoce a los inversores del mercado de deuda, tienen miedo de que la recuperación económica traiga la temida inflación.

Christine Lagarde, la presidenta del BCE, aseguró la pasada semana que la inflación en la zona euro podía incluso llegar al 2% a finales de este año. Mientras tanto, un inversor que cuenta con, por ejemplo, un bono español a 10 años, está recibiendo una rentabilidad que no llega ni siquiera a medio punto porcentual anual.

"Cuando la inflación sea más alta, el hecho de que los tipos sean cero o negativos no tiene absolutamente ningún sentido", recuerda Víctor Alvargonzález, socio-fundador de Nextep Finance.

Una de las herramientas de los bancos centrales para combatir la inflación es subir los tipos de interés para que la población gaste menos dinero y ahorre más. Y cuando los tipos suben la rentabilidad de los bonos también aumenta para ajustarse. Entonces, ¿quién quiere un bono a un 0,5% cuando tener ese dinero en un depósito sale mucho más rentable?

Es por esto que el miedo a la inflación está disparando las rentabilidades de los bonos. Y los inversores de renta variable están atemorizados por dos motivos.

Por qué la bolsa podría padecer síntomas

Con unos rendimientos tan bajos en la deuda como los actuales, todo el que quiere ganar dinero recurre a la bolsa porque históricamente puede dar unas rentabilidades anuales mayores que el rendimiento actual de los bonos.

El problema viene si los rendimientos de la deuda suben tanto que acaban siendo un activo rival para la bolsa. "Si los tipos de interés suben hasta el 4% en Estados Unidos, ¿para qué vas a arriesgarte en bolsa si puedes ganar un 4% en un bono americano?", explicaba Alvargonzález.

Pero ese no es el único motivo. Con los tipos en torno al 0%, las empresas se financian actualmente con un coste muy bajo. Sin embargo, esto cambiará en el momento en el que los tipos empiecen a subir por la inflación.

Entonces, los inversores empezarán a demandar más rentabilidad en la deuda emitida por las empresas. Si los costes de financiación suben, los márgenes se reducen y el resultado, en definitiva, queda lastrado.

El caso de Solaria

Dos de los sectores que más afectados pueden verse por este motivo son la tecnología y las energías renovables. Son sectores de futuro, donde se cotiza en muchos casos las expectativas de buenos resultados más que los números actuales. Si los costes de financiación, los resultados futuros sufrirán las secuelas.

La tecnología escasea en la bolsa española. Pero lo que abunda en el Ibex 35 son las empresas de energías renovables: Solaria, Siemens Gamesa, Iberdrola… Una de estas tres ha sido identificada por un informe de Bank of America como la empresa "puramente" de renovables más sensible de Europa a futuros repuntes adicionales en los costes de financiación. Se trata de Solaria.

El banco asegura que la subida de los bonos tendría un impacto negativo del 10% en su valoración. De momento, Solaria es la segunda empresa que más cae en el acumulado de 2021 en toda la bolsa española. Sufre un retroceso del 20% este año solo superado por el de otra compañía de energía limpia, Solarpack. En el acumulado se desploma más de un 30%.

Noticias relacionadas