Seis bonos basura y 16 triple B's: el dilema que arrojan los ratings del Ibex

Investigamos los ratings de las empresas del Ibex 35 y los mensajes que nos pueden lanzar: ¿hay algún Lehman Brothers 2.0?

Guardar

29/05/2020 18:30

A IAG S&P y Moody's le han cortado las alas al meterla en el saco de los 'ángeles caídos'. Pero en el Ibex 35 ya hay otras cinco empresas que entran dentro de la calificación de bono basura según estas dos agencias de rating: Cellnex, Arcelor, Grifols, ENCE y MásMóvil. Otras 16 están en "BBB", el paso previo a la entrada de terreno "basura".

¿Es esto preocupante? Lo investigamos en este podcast de Expediente Abierto.

Seis bonos basura y 16 triple B's: el "problema" que arrojan los ratings del Ibex

Otros capítulos de Expediente Abierto que te pueden interesar...

¿Bonos basura o... bonos de alto rendimiento? A elección del consumidor

A la deuda de estas seis empresas la podemos llamar de dos maneras. Una de ellas es más peyorativa, "bono basura". Sin embargo, a esa misma deuda podemos llamarla de otra forma que cambia totalmente la percepción del que escucha el nombre: bonos de alto rendimiento o 'high yield'.

Ambos nombres tienen su explicación. Por un lado, la deuda de estas seis empresas es un "bono basura" porque existe un riesgo mayor de que cometan impago. Por otro lado, cabe recordar que en este mundo el riesgo es dinero. A más riesgo, más rentabilidad se exige. Cuando los bonos basura son pagados, la inversión es mucho más rentable que en un bono de grado de inversión.

Los seis bonos basura no son lo que más sorprende en el Ibex

Hay quien dice que el número seis es el número del diablo. En el Ibex 35 hay seis empresas dentro de la calificación de bono basura, pero otras 16 están solo a un paso del abismo de la "BB".

De este dato se puede sacar dos conclusiones. Por un lado, Javier Dominguez, de Aurigabonos, cree que "es una noticia fantástica" que solo seis empresas de 35 en el Ibex estén dentro de la categoría "BB".

El "juego malvado" de las agencias

Sin embargo, hay otra lectura. Las agencias de calificación ganan dinero a base de calificar deuda. Dicho de otra manera, las empresas que reciben esas calicaciones pagan a las agencias por ellas. Para Dominguez esto es "un juego malvado" que puede aflorar muchas dudas sobre la objetividad del criterio utilizado.

Criterio que, además, mira el mercado con lupa. Y más teniendo en cuenta que prácticamente todo el mercado de ratings se reparte entre tres empresas: Standard and Poor's, Moody's y la agencia Fitch.

Estas tres pueden decir no rebajar la calificación de a su cliente a pesar de que el estado de la deuda podría estar pidiendo un cambio de calificación. Esto es algo que ya ha pasado. Ocurrió en la crisis financiera de 2008, donde muchos instrumentos de deuda estaban calificados con un "A" cuando por dentro estaban podridos.

El curioso caso de Lehman Brothers

Sin ir más lejos, la víctima más sonada y más grande de la crisis de 2008: Lehman Brothers. Seis antes de que cayera, Standard & Poor's todavía le tenía puesto una “A” en su calificación de deuda. Y si esto le ha dejado con la boca abierta, espérese a que le cuente lo que hizo Moody's, que no cambió la calificación hasta el día de antes del colapso del banco.

Un mensaje "preocupante"

Entonces, ¿qué mensaje nos da que empresas como Telefónica, Naturgy, Repsol, Caixabank, Endesa y otras diez más del Ibex estén al borde del bono basura? Para Javier Lorenzo, director y fundador de la escuela de trading Jlorenzotrading, el mensaje es "preocupante".

Un mensaje "preocupante"

Noticias relacionadas