La confianza de los consumidores en máximos históricos

TIEMPO DE LECTURA

1 min

03/08/2017 08:55

La confianza de los consumidores españoles mejora en julio hasta los 108,3 puntos, casi 3 más respecto a junio, debido a la mayor valoración tanto de la situación económica actual como de las expectativas para los próximos seis meses, es un nuevo máximo histórico.

El Indicador de Confianza de los Consumidores (ICC), elaborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), se situó 13,5 puntos por encima que el mismo mes de 2016.

El ICC se divide a su vez en dos índices, el de situación actual -que ha mejorado en 2,8 puntos con respecto a junio y ha marcado un nuevo máximo histórico (103,4 puntos)- y el de expectativas -que sube 2,1 puntos hasta 113,1 puntos-.

En términos interanuales, tanto la valoración de la situación actual como las expectativas de futuro registran avances significativos, de 13,4 puntos en ambos casos.

El ICC, como los indicadores de situación actual y de expectativas, puede tomar valores que oscilan entre 0 y 200, de forma que, por encima de 100, indica una percepción positiva de los consumidores y, por debajo de 100, una percepción negativa.

Según el CIS, la evolución del índice de valoración de la situación actual es resultado del comportamiento positivo de sus tres componentes. La valoración de la evolución general de la economía aumentó en 4,5 puntos y la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo creció en 3,1 puntos.

También repunta la valoración de la situación de los hogares, en 0,7 puntos, que aunque lo hace de manera más moderada se encuentra en niveles que no se alcanzaban desde antes de la crisis.

Con respecto a julio de 2016, la valoración de la situación económica ha mejorado veinte puntos, con avances en la visión general (un 23,1 %), el mercado de trabajo (un 19,4 %) y, en menor medida, la situación de los hogares (2,9 %).

En cuanto al índice de expectativas, su mayor puntuación también responde a una mejora de los tres componentes en el último mes: las perspectivas de evolución de los hogares mejoran 3,3 puntos; las del mercado de trabajo, 1,8 puntos, y la general de la economía, 1,3 puntos.

El CIS añade que los resultados de la encuesta reflejan un incremento de las expectativas de ahorro, que coinciden con una menor perspectiva de consumo de bienes duraderos, una situación similar a la que existía en 2006.

También descienden los temores a la inflación y a un posible aumento del tipo de interés.

Noticias relacionadas