La ultraderecha se convierte en tercera fuerza política en Suecia

La ultraderecha se convierte en tercera fuerza política en Suecia

Redacción Capital Radio

10/09/2018 05:32

El partido Demócratas de Suecia (SD), nacionalista y antiinmigración, dirigido por Jimmie Åkesson, supera todas las encuestas y alcanza un 17,7% de los votos, desde el 12,9% de los comicios de 2014. El Partido Socialdemócrata del primer ministro, Stefan Löfven, pierde apoyos pero es el más votado con un 28,2% de los votos. Con estos resultados, al primer ministro no le dan los números para gobernar con sus demás aliados de izquierdas, ya que juntos obtienen el 40,6% de los votos o 144 escaños.



El conservador Partido Moderado obtiene el 19,6% de los votos, sus peores cifras desde 2002. Junto con la Alianza de derechas obtienen el 40,3% de los apoyos o 143 escaños. La mayoría para gobernar está en 175, por lo que el partido de Akesson será clave para la formación de Gobierno.

"Lo más responsable ahora, no es especular, no es que los diferentes partidos se encierren en posiciones, sino que dejen que la fuerte maquinaria democrática sueca se abra paso. Nos quedan dos semanas para la apertura del Parlamento. Trabajaré con calma, como primer ministro", ha asegurado Löfven, después de negarse a dimitir como le pedían los conservadores.

El proceso de formación de un gobierno estable en un Parlamento podría durar semanas e, incluso, terminar potencialmente en un fracaso. La enemistad entre los dos principales bloques políticos ha definido la política sueca durante décadas y el ascenso del SD -durante mucho tiempo un grupo paria en el Parlamento- ha complicado aún más el panorama.

El éxito del SD llega tras un aumento en la popularidad otros partidos de extrema derecha en Europa, en medio de una creciente polémica sobre la identidad nacional, los efectos de la globalización y los temores a la inmigración tras los conflictos armados vividos en Oriente Medio y África del Norte.

La elección se sumará a las preocupaciones de Bruselas, ya que la Unión Europea entrará ahora en modo campaña antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo, que podrían dar más voz a los grupos euroescépticos y frustrar los esfuerzos por aumentar la integración en el bloque.
Publicidad

Noticias relacionadas