Primer presupuesto "America First"

Guardar

17/03/2017 06:26

El primer presupuesto “America First” presentado por la administración del presidente Donald Trump propone grandes recortes en medioambiente, cultura y ayuda internacional

A cambio de importantes aumentos en defensa y seguridad nacional. El descenso para el Departamento de Estado es mayor al previsto, un 31%, lo mismo para la agencia medioambiental y de un 23% para el de salud. Las aportaciones humanitarias a la ONU se ven muy afectadas.

El director de la oficina presupuestaria, Mick Mulvaney, asegura que los recortes no afectarán a la diplomacia: "El presidente cree en la diplomacia y creemos que este presupuesto protege esa función central del Departamento de Estado. Sucede que gran parte de la ayuda externa de la que el presidente habló en la campaña, gran parte de ese dinero se destina a la investigación sobre el clima. La energía verde y ese tipo de cosas están en realidad en el presupuesto del Departamento de Estado. Si esas partidas hubieran estado en el departamento de Comercio, se hubiera visto que el Departamento de Comercio habría bajado un porcentaje similarmente grande".

La propuesta de gasto discrecional de Trump asciende a 1,15 billones de dólares, y se espera que en mayo ofrezca un presupuesto completo, que incluya su plan fiscal y de reforma de programas sanitarios y de Seguridad Social.

El gobierno asigna por otro lado 2.600 millones de dólares para la "planificación, diseño y construcción" del muro contra la inmigración en la frontera con México.


Además destina 314 millones de dólares para contratar y entrenar a 500 agentes fronterizos y 1.000 agentes migratorios. También concede recursos adicionales por 1.500 millones de dólares con relación al presupuesto de 2017 para ampliar la capacidad de "detención, transporte y expulsión de inmigrantes ilegales".


El borrador gubernamental establece las prioridades de gasto, pero dependerá del Congreso cómo se distribuya el presupuesto federal.

La propuesta recibió una fría acogida tanto por republicanos como demócratas, lo que augura una complicada batalla legislativa.

Noticias relacionadas