Las claves de cómo van a acabar Twitter y Facebook con Clubhouse

Esta "exclusiva" aplicación de audio cuenta con 10 millones de usuarios y su valoración supera los 1.000 millones de dólares

Guardar

16/03/2021 17:43

El futuro del audio ya está aquí. Se llama Clubhouse, una aplicación de audio que, pese a estar todavía en fase beta, ya vale más de 1.000 millones de dólares. Es la aplicación de la élite y el dolor de cabeza de Twitter y Facebook ¿por qué?

Te lo contamos en este podcast de Mercado Abierto:

Las claves de cómo van a acabar Twitter y Facebook con Clubhouse

Esta "exclusiva" aplicación de audio cuenta con 10 millones de usuarios y su valoración supera los 1.000 millones de dólares

Así es. Y es que a los gurús de Silicon Valley ya no se les convence con planes de empresa ni aplicaciones revolucionarias. Ahora lo que se lleva es la radio. Lo que está de moda entre los jefes de la meca tecnológica del mundo es esta aplicación, Clubhouse, una exclusiva red social basada en conversaciones de voz efímeras que no quedan grabadas y que una vez pasan, como hasta la era del podcast había sido la radio, no vuelven a sucederse.

Eso sí, solo pueden utilizar esta “lujosa” aplicación aquellos usuarios que cuentan con un iPhone y que han recibido una invitación. Una vez dentro, cualquiera puede iniciar una reunión, atraer ponentes y audiencia y dejar fluir la tertulia hasta que se agoten las ideas y el grupo acabe por autodestruirse.

Clubhouse es un nuevo fenómeno de masas. En menos de un año cuenta ya con unos 10 millones de usuarios en todo el mundo, 2 millones de ellos activos a diario y, como decíamos, vale ya más de 1.000 millones de dólares.

En Estados Unidos es el no va más, hay invitaciones que se cotizan por 89 dólares en eBay. En las últimas semanas, altos directivos tecnológicos se han dejado escuchar en la aplicación. Es el caso del consejero delegado de Tesla, Elon Musk o el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

La red social más joven

Clubhouse fue fundada hace 11 meses por Paul Davison y Rohan Seth, dos emprendedores formados en Stanford que ya lo habían intentado con una plataforma de creación de podcasts y otros proyectos fallidos. Esta vez dieron en el clavo y la app empezó a viralizarse rápidamente, primero en Estados Unidos y al poco tiempo, aquí en Europa.

Esta es una aplicación que recupera el sentido de plaza pública con el que nacieron las redes sociales hace ya un cuarto de siglo. Y es que Clubhouse permite a cualquier persona crear salas virtuales donde hablar con un grupo de personas de cualquier tema. Las salas pueden ser desde 2 hasta 7.000 usuarios y el asistente no tiene por qué hablar, también puede pasarse (y sentarse) simplemente a escuchar.

Dura competencia

El caso es que tal es el éxito que ha tenido Clubhouse que nadie se quiere quedar atrás. Sin duda esta aplicación es hoy la “reina” de las plataformas de audio social, pero no es la única y es que en este tablero de juego, en las últimas semanas, han entrado más competidores a la arena.

Al menos son 20 las plataformas que buscan plantarle cara a esta “radio” de los millennials. Desde incipientes como Twitter Spaces o Sonar, hasta otros como Discord con más de 100 millones de usuarios activos mensuales y 4.000 millones de minutos diarios. Y llegarán más como la propuesta de Facebook o Fireside.

Precisamente de las ideas de Twitter y Facebook nos gustaría hablarles hoy aquí, en Mercado Abierto. Por su parte, la red social del pájaro azul está probando su servicio Spaces. Una funcionalidad que, para todo el mundo, estará disponible en abril. La idea es simular, en gran parte, a Clubhouse creando salas para que las personas puedan escuchar el audio en directo de otros usuarios. Una especie de conferencia, en modalidad de podcast.

En este caso Twitter ha seguido la misma estrategia de Clubhouse, priorizar a los usuarios de iPhone por delante de los de Android. ¿Y cómo podremos acceder? Pues donde ahora vemos la barra de los Fleets, las historias de Twitter, ponto aparecerán círculos de color morado al lado de los azules. Esas serán las salas de las que podremos unirnos y escuchar la conversación, además de participar en estas mesas redondas o crear las nuestras.

"Directos" de Instagram

Antes de Twitter, Instagram, red social por excelencia entre la comunidad joven y propiedad de Facebook. Será a través de las denominadas como Live Rooms o salas de directo en las que se podrán juntar hasta cuatro personas a “charlar”.

Según ha explicado la propia red social en un comunicado, la idea es abrir más oportunidades creativas: desde iniciar un programa de entrevistas, a crear en conjunto con otros artistas, organizar sesiones de preguntas y respuestas, elaborar tutoriales más interesantes, o simplemente pasar el rato con más amigos.

La "incipiente" opción de Telegram

Y, por último, la aplicación de mensajería de origen ruso, Telegram, también ha anunciado que creará en sus canales salas de audio para sus usuarios. Con todo y con ello, en este caso la idea es todavía muy incipiente y, por el momento, se desconocen los avances de Telegram en esta materia.

¿Por dónde pasa el futuro de Clubhouse?

Pues, según Rafael Damborenea, profesor de finanzas en EUDE Business School, el desarrollo de esta plataforma llegaría de la mano de las suscripciones.

Pero volviendo al germen de toda esta historia, Clubhouse, hay que señalar que la plataforma tiene todavía grandes retos por delante. Todavía está en fase beta y no tiene modelo de negocio. Y todavía le queda por delante un rento muy importante: mantener la exclusividad tras su apertura a Android. Un paso que tiene que dar si quiere convertirse en una red masiva y rentable. También empieza a tener problemas éticos, porque ha sido altavoz de discursos de odio, tan en liza en estos momentos a uno y otro lado del Atlántico.

Sin modelo de negocio, la compañía se ha financiado hasta la fecha a través de aportaciones de fondos de capital riesgo, especialmente del inversor Andreessen Horowitz. En total, ha levantado 110 millones de dólares y en enero se convirtió en empresa unicornio, al superar, como hemos destacado, los 1.000 millones de dólares de valoración. Todo un hito en la era del podcast que al poco de nacer, ya ve amenazado su reinado.

Noticias relacionadas