El escándalo Theranos o cómo Sillicon Valley acabó con una de sus promesas

Elisabeth Holmes, la empresaria fundadora de Theranos, se enfrenta ahora a una docena de cargos por fraude y conspiración

Guardar

09/09/2021 17:29

Sillicon Valley revive el mayor escándalo de su historia. Un supuesto revolucionario sistema de análisis sanguíneo dio la vuelta a la meca tecnológica del mundo y puso patas arriba todo un sistema. Elisabeth Holmes, la empresaria fundadora de Theranos, se enfrenta ahora a una docena de cargos por fraude y conspiración. ¿Cómo se gestó toda esta operación? ¿Qué será de ella años después del escándalo?

Escucha la historia completa en este podcast de Mercado Abierto:

El escándalo Theranos o cómo Sillicon Valley acabó con una de sus promesas

Elisabeth Holmes, la empresaria fundadora de Theranos, se enfrenta ahora a una docena de cargos por fraude y conspiración

Aclamada durante años como visionaria, Elisabeth Holmes, fundadora y ex-CEO de Theranos pasó de la noche de la mañana a ser uno de los personajes defenestrados a una mayor velocidad por Sillicon Valley.

“La mujer más rica que se hizo a su misma”… “la próxima Steve Jobs”… estos fueron algunos de los sobrenombres con los que los medios bautizaron a Holmes que, haciendo honor a su apellido, hizo de su historia todo un relato.

Tras abandonar la Universidad de Stanford a los 19 años, en 2003, Holmes funó Theranos, una fallida startup de biotecnología que prometía detectar en apenas unos minutos y con una pequeña muestra de sangre enfermedades como el cáncer o la diabetes,

Pero al poco tiempo todo el proyecto saltó por los aires. Con la idea sobre la mesa fueron miles de millones de dólares en fondos con los que regaron una empresa con figuras políticas reconocidas en su junta de dirección y otros socios minoristas que fueron clave para la expansión del negocio.

De hecho, el mismísimo Rupert Murdoch, el magnate de los medios de comunicación, puso dinero en la empresa que en 2009, seis años después de su fundación, ya estaba valorada en 9.000 millones de dólares.

La investigación del "Journal"

¿Cómo se fue todo esto “al garete”? a raíz de una investigación de The Wall Street Journal en la que se dejaron en evidencia varias irregularidades en las pruebas a los pacientes y, sobre todo, en la tecnología que utilizan en Theranos y a partir de aquí, las piezas comenzaron a caer como si de una partida de dominó se tratase.

Desde 2018 el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusa a la empresaria y su exsocio comercial y expareja sentimental, Ramesh Balwani, de defraudar a médicos, inversores y pacientes con un proyecto médico que, desde el principio, era fraudulento.

Eso sí, de momento, ambos se declaran inocentes y en el juicio, que ha comenzado este jueves, basarán su defensa en que el engaño no fue deliberado y que Balwani manipuló y abusó de Holmes los años en los que llevaron a cabo la estaba.

De la cima a la base

Con solo 30 años, Holmes se convirtió en la mujer más joven en entrar en la lista Forbes de las 400 personas más ricas de Estados Unidos en 2015. La fortuna de la empresaria se estimaba en más de 4.500 millones de dólares, la mitad del valor de Theranos en ese momento. Al año siguiente, el nuevo mito de la meca tecnológica había desaparecido del listado y se enfrentaba el escrutinio de autoridades, científicos e inversores.

Pero antes de esto, en 2013, la cotizada Walgreen Boots, la principal cadena de farmacias de Estados Unidos, también se une a la aventura al firmar una alianza con Theranos para poner en marcha sus análisis de sangre en las instalaciones de la compañía en Palo Alto.

De hecho, la historia siguió hacia delante… nos vamos a julio de 2015 cuando la FDA, la Agencia Federal de Drogas y Alimentos (encargada de dar el visto bueno al uso de los medicamentos en el país) aprobó utilizar los viales de Theranos para detectar el herpes.

Poco después de esto, el sueño de Theranos se desvanece de un plumazo. En Octubre salta la investigación contra la firma y Holmes pone en marcha una gira mediática para desmentir unas informaciones que calificaba de falsas y decía que The Wall Street Journal se lo había inventado todo.

Y además remarcaba: estamos siendo víctima de un complot porque atacamos un negocio que hasta ahora recauda miles de millones al año.

A partir de aquí el castillo de naipes se fue desmoronando. En noviembre de 2015 Safeway, la cadena de tiendas, anuncia que rescinde el contrato con Theranos en la que invirtió 350 millones de dólares para la construcción de clínicas en sus supermercados.

En enero de 2016 Walgreens se retira y los reguladores federales le envían una carta a Theranos diciendo que su laboratorio de California no cumple con los estándares federales y que los pacientes se enfrentan a un “peligro inmediato”.

En mayo de 2016 Theranos decide dar por nulos dos años de resultados de análisis de sangre en sus dispositivos y en junio Forbes, que recordemos le había nombrado dos años antes como una de las jóvenes más ricas del mundo, cuantifica el valor neto de la riqueza de Holmes en 0 dólares. Unos días más tarde el Departamento de Salud le retira la licencia de operación a Theranos y le prohíbe a Holmes dirigir un laboratorio durante los próximos dos años.

Cargos federales por fraude

Pero la cosa no acaba aquí: entre finales de 2016 y a lo largo de 2017 Theranos no cesa su actividad en los tribunales con demandas que van y vienen sin darles buenas noticias hasta que en marzo de 2018 la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, la SEC, acusa tanto a Holmes como Balwani de un “fraude masivo” de más de 700 millones de dólares a través de un negocio que, decían, se construyó “sobre declaraciones falsas”.

Y nos vamos al verano de este mismo año cuando la justicia estadounidense decide procesarlos por fraude criminal… cargos federales y Homes dimite como directora ejecutiva de la farmacéutica.

Pasan las vacaciones y en septiembre de 2018 Theranos anuncia, definitivamente, su disolución después de que más de 80 compradores que, supuestamente, estaban interesados en hacerse con la compañía, se echaran para atrás en el último momento.

Así las cosas la justicia, a pesar de sus retrasos, siguió su camino y fijó el juicio para diciembre de 2020, pero llegó la COVID-19 y se tuvo que posponer hasta 2021. En marzo el embarazo de Holmes vuelve a dejar en el aire este proceso penal hasta agosto cuando se comienza la elección del jurado popular y, tras esto, hoy, cuando ha comenzado el juicio.

¿Cómo terminará la historia?

Los argumentos de apertura comenzarán la próxima semana y está previsto que el proceso se prolongue durante cuatro meses.

¿El veredicto? Nadie lo sabe, pero hace unas horas, el periodista que destapó la trama, John Carreyrou, decía que lo más probable es que se termine diciendo que es culpable.

De ser así, tanto Elisabeth Holmes como Ramseh Balwani podrían terminar enfrentándose a penas de hasta 20 años de prisión y una multa de 250.000 millones de dólares cada uno, además de tener que devolver el dinero a todo aquel que haya sido estafado con Theranos.

Noticias relacionadas