Uber se queda sin licencia en Londres

La denegación de la licencia para operar en Londres confirma los nuevos retos de la empresa norteamericana para adaptarse a las nuevas regulaciones europeas

Guardar

26/11/2019 13:07

Uber ha perdido su licencia de operación en Londres debido a fallos de sguridad. “Diversas brechas que pusieron a los pasajeros y su seguridad en riesgo” provocan que, para la empresa pública Transport for London (TFL) la continuación legal del servicio no sea posible.

Según los reportes, Uber permitió 14.000 viajes irregulares, algunos sin seguro y con conductores sin el carnet de conducir. Esto se permitió por la utilización de fotos de perfil de conductores autorizados en perfiles sin dicha autorización, lo que llevó a la realización de estos miles de servicios ilegales.

Pese a todo, la empresa podrá seguir operando si presentan un recurso y hasta que se este se resuelva durante el año que viene.

Uber ha afirmado que recurrirá, por lo que seguirá “operando con normalidad”, y hará “todo lo posible” para resolver estas problemáticas, con unos mayores controles de identidad de los conductores. “Solo hace dos meses que Tfl nos consideró adecuados para seguir operando en Londres, y continuaremos trabajando para hacerlo en defensa de los 3,5 millones de pasajeros y 45.000 conductores profesionales que usan Uber en Londres”, apuntaron fuentes de la compañía.

Problemas en Europa

Uber ha sido prohibido en países como Hungría o Bulgaria y ha recibido limitaciones en Holanda, Italia, Francia, Finlandia o Alemania. La compañía sabe que el crecimiento en Estados Unidos, donde cada vez opera con mayor libertad, las dudas sobre sus servicios van aumentado más aún cuando en uno de sus test de vehículos autónomos (sin conductor) en marzo de 2018 el coche impactó y mató a un peatón en Tempe, Arizona.

Además, el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) lanzó un estudio el año pasado que versaba sobre los ingresos, los gastos y los impuestos que tienen que afrontar los conductores de Uber. La investigación, que gozó de mayor atención mediática en nuestro continente que en EEUU, apuntaba a que la compañía funcionaba bien para todos excepto para sus trabajadores, que poseen sueldos bajos, falta de derechos y protección y beneficios nulos.

Uber Pop es un servicio más barato que permite pedir servicio de transporte a coches con conductores no profesionales. Desde 2017 Europa permite a los países prohibirlo sin necesidad de notificarlo a la Unión. En España los tribunales aprueban el funcionamiento del servicio, pero este ha sido prohibido o limitado temporalmente en Alemania, Italia, Noruega y Francia. Además, hizo un trato en los tribunales holandeses para el cierre de un caso por 2,3 millones de euros.

Taxis_contre_Uber,_juin_2015,_Toulouse-1
Un rótulo reza\"Taxi en huelga\" en Toulouse en una protesta contra Uber en 2015

Los trabajadores de Uber se concentraron en Aubervilliers (Francia) el pasado lunes en las oficinas de la empresa para protestar por algunas condiciones abusivas y restricicones que, aseguran, "no cumplen la ley" y no les permiten conocer el destino del cliente.

En Ginebra, las autoridades ya han prohibido a Uber operar con los términos establecidos, puesto que lo consideran un empleador. El Consejero de Estado del cantón suizo lo dejó claro en una entrevista: "Mi única intención es que Uber respete la legislación vigente" y evitar una situción de falsos autónomos para los empleados.

Uber toma medidas

Uber integra taxis en Madrid desde el pasado 22 de noviembre, tal y como lo hiciera Cabify desde 4 meses antes. La medida es aún reciente, por lo que cuenta con 50 taxistas en toda la ciudad.

En el resto de Europa, la estrategia de la empresa en Portugal puede cambiar el paradigma. Ahora que ha conseguido que Cabify deje el país por no haber conseguido la rentabilidad, la empresa pretende lanzar una OPA para empezar a integrar información y servicios públicos de transporte. El país luso carece de una legislación fuerte en materia de VTC y es un caldo de cultivo interesante para este tipo de proyectos. De hecho, ya poseen un servicio de bicicletas en Lisboa y tienen un convenio junto a la aerolínea TAP en torno al transporte de viajeros desde al aeropuerto.

Pese a ello, los precedentes no son buenos para Uber. Fue en la misma Londres donde se intentó lanzar un proyecto para adherirse al transporte público, pero al final el asunto ha concluido con el servicio sin ni siquiera operar en la capital británica.

Check: https://timis.es/la-uberizacion-ataca-ahora-a-los-camioneros-con-uber-freight/

Noticias relacionadas