"Me preocupa que el Gobierno no apoya a las empresas en España"

Clemente González Soler, presidente del IFEMA y del Grupo Alibérico, cree que debería ser estratégico mantener Alcoa y defiende a la institución como ejemplo de gestión sin ayudas públicas .

Guardar

ETIQUETAS

ifema

alcoa

aluminio

TIEMPO DE LECTURA

5 min

08/06/2020 22:14

Clemente González Soler, presidente de IFEMA y del Grupo Alibérico, ha sido el protagonista de la "Entrevista Capital" en la que ha repasado la actividad del grupo ferial, la situación de la industria española y del aluminio en particular pero también el futuro de la recuperación de la economía. Entre lo que más le preocupa, señala que en España "el Gobierno no apoya a las empresas".

Escucha la entrevista completa en el siguiente podcast:

Entrevista a Clemente González Soler, presidente del IFEMA y del Grupo Alibérico

El presidente del IFEMA y del Grupo Alibérico, Clemente González Soler, cree que debería ser estratégico mantener Alcoa y defiende la gestión de Ifema

En primer lugar ha confirmado su salida de la presidencia de IFEMA en la que en sus cuatro años ha doblado el tamaño de la entidad tanto en espacios como en la facturación.

Sobre este último año, destaca la organización de dos eventos la COP 25. Se hizo en 18 días el trabajo de 18 meses, un "gran esfuerzo por la cancelación en Chile de este evento".

Sobre todo, Clemente González, apunta a que "3.800 personas se salvaran en el hospital de campaña montado en IFEMA" además de los 898 eventos que se han organizado en 2019.

Respecto al hospital, ha explicado que la idea surge cuando venía la situación de saturación de los centros hospitalarios colapsados de la Comunidad.

Según cuenta, tras una conversación con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se pusieron en marcha y en una hora le dio el "ok" ha montar en dos pabellones ese hospital.

Ese mismo día ya se hicieron los planos y se pusieron a trabajar junto con el equipo de IFEMA y los proveedores que tenían en paro, el día siguiente ya estaba en funcionamiento.

"Ha sido un lugar para la esperanza y ha sido en mis casi 50 años de experiencia ha sido el momento más destacado", asegura Clemente González. Reconoce que lo más complicado fue montar las tuberías de oxígeno, con 36 kilómetros de tubos de cobre.

"Se consiguió hacer gracias a la colaboración de todo el mundo para que ese hospital se pusiera en marcha lo antes posible". Lo más importante en las empresas son las personas y si están alineadas "nos podemos comer el mundo", reitera. El único objetivo con el hospital era salvar vidas.

La industria en España

El también presidente de Alibérico cuenta que su grupo tiene 17 fábricas en 4 continentes. Cuatro de ellas no se han parado durante la pandemia y la que más tiempo ha estado detenida ha sido 2 semanas.

"Se ha notado que norte y centro europa ha seguido funcionando", señala y añade que Francia se ha detenido un poco e Italia no ha sido tanto.

Advierte de que el problema es España, "tenemos una recesión complicada por delante con un problema en el empleo". Apunta al esfuerzo y el compromiso de las instituciones como las CCAA que han ayudado para poder seguir adelante. Se ha improvisado, pero se ha podido salir adelante.

Respecto al cierre de la planta de Alcoa en Lugo, el presidente de Alíberico afirma que el aluminio debería ser estratégico para el gobierno de España y también para Europa.

Considera que es importante mantener este tipo de industrias en el país y más después de la pandemia.

"Se debería hacer lo máximo para evitar el cierre de la fabrica de aluminio primario de Alcoa, sería un drama si hay que importar el 100 por cien del aluminio", sentencia Clemente González Soler quien incide en que hay que "mantener ciertos sectores estratégicos para el futuro".

Sobre la influencia del coste de la energía en la marcha de Alcoa reconoce que "ese es uno de los problemas, no tener un precio competitivo y estable".

Y que la cuestión "no es el coste de producción o distribución de la electricidad, sino todo lo que se le añade, y eso habría que revisarlo, el país tras Chipre y Malta con la electricidad más cara". Eso sí admite que "no se ha invertido en las plantas para mejorar la tecnología y la competitividad".

Como solución propone convencer a Alcoa de que siga o comprar la empresa que hasta 1998 era pública, "hay fórmulas pero hay que trabajarlas con especialistas y gente del sector".

Otra de las cuestiones es que le preocupa que la ministra que representa el 40 por ciento del PIB de España, como es Reyes Maroto, al frente de Comercio, Turismo e Industria no está representada en la Comisión de Reconstrucción del Congreso.

Clemente González Soler se muestra preocupado por que España no se quede atrás en las recuperación, "hace falta seguridad y confianza y veo imprevisiblilidad y medidas contradictorias . Me preocupa que españa es una economía de servicios y comercio y es la única que no ha dado dinero a sus empresas".

Aunque también se muestra optimista, "creo que saldremos adelante por compromiso de empresas y trabajadores y el gobierno debería apoyarlas más; "me preocupan los próximo meses y hay que tomar medidas ya de apoyo a las empresas".

El futuro de las ferias

La pandemia deja un escenario incierto para los recintos feriales, por eso el presidente del comité ejecutivo de IFEMA cree que habrá dos etapas: una este año y parte del que viene con menos presencia internacional.

Aunque asegura que desde el 1 de septiembre tiene previsto ya 60 eventos con muchas medidas de seguridad y mucha tecnología con presencia de videoconferencias. La digitalización convivirá con la presencial.

Espera que en el 2022 sea ya muy parecido "a lo que hemos tenido antes pero 2020 y 21 hay que prepararse para menores concentraciones".

Destaca que IFEMA es el motor económico de Madrid ya que aporta 5.100 millones de euros, el segundo mayor después del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas.

De hecho se presenta la ampliación del recinto ferial que se hará en Valdebebas.

Respecto a los posibles competidores, afirma que la competencia es buena, respecto a la Fira de Barcelona, aunque el modelo de negocio que sigue la institución ferial madrileña es más parecido al de las ferias alemanas.

"Pero creemos que el mercado va a cambiar, no triunfan los más grandes sino los que hacen cosas diferentes", explica.

"La clave esta en innovar, somos la única que no recibe subvenciones, gana dinero y no tiene deuda", asevera Clemente González. Por eso insiste en que "la rotación es clave para conseguir esa rentabilidad en los activos", y en IFEMA han conseguido montar y desmontar una feria en un solo día.

GONZALEZ SOLER

Noticias relacionadas