¿Por qué los cheques de Biden son una lluvia de millones para Wall Street?

Desde Goldman Sachs, estiman que entre 100.000 millones y 350.000 millones de dólares irán a parar a Wall Street y 40.000 millones al bitcoin

Guardar

18/03/2021 19:32

Miramos ahora a Estados Unidos y para fijarnos en el plan de estímulos de Joe Biden aprobados el pasado fin de semana por un valor de 1,9 billones de dólares. Una partida de gasto que, entre otras cosas, contempla el envío a todos los estadounidenses de cheques de hasta 1.400 dólares, pero ¿para qué van a utilizar este dinero los ciudadanos? ¿por qué están Wall Street y el bitcoin tan contentos?

Escúchalo en este podcast de Mercado Abierto:

¿Por qué los cheques de Biden son una lluvia de millones para Wall Street?

Desde Goldman Sachs, estiman que entre 100.000 millones y 350.000 millones de dólares irán a parar a Wall Street y 40.000 millones al bitcoin

Pese a las alertas de analistas y, sobre todo, de las valoraciones del mercado el plan de estímulos de Biden, podríamos apuntar, ha sentado bien en Wall Street. El Gobierno del demócrata, Joe Biden, vio cómo se cumplían sus aspiraciones con la luz verde hace unas semanas del plan de estímulos que, tras su llegada a la Casa Blanca, ideó el exvicepresidente de Obama.

¿La cifra? 1,9 billones de dólares para reactivar la economía tras la pandemia de la COVID-19 y ayudar, tanto a los ciudadanos como la economía del país. Un plan que, podemos apuntar, ha ayudado a apuntalar los máximos de la renta variable del país norteamericano.

Dentro de este plan, como apuntábamos al principio, se contempla el pago de cheques de 1.400 dólares por persona para quienes están por debajo de ciertos umbrales de ingresos anuales y que completan los 600 dólares que ya en diciembre envió a los ciudadanos el Gobierno federal.

Y, precisamente, nos vamos hasta este mes, hasta diciembre del año pasado cuando si recuerdan comenzábamos el día hablando del incremento de la volatilidad en la bolsa americana que, en gran parte, venía marcada por el fenómeno GameStop y la aplicación de trading digital Robinhood.

Con Robinhood empezó todo

Y dirán ¿por qué nos está contando todo esto? pues porque con Robinhood empezó todo. Aquella máxima de robar a los ricos para dárselo a los pobres se la supieron aplicar muy bien los foreros de Reddit que, aprovechando la situación y, precisamente, con los dólares de la primera remesa de Biden en el bolsillo, se lanzaron a la inversión en bolsa.

El nuevo paquete, como señalamos, incluye pagos directos de 1.400 dólares a personas que ganan hasta 80.000 dólares al año, o parejas que perciben hasta 160.000, dólares según las declaraciones de impuestos más recientes.

Un 9% de los estadounidenses invertirán en Wall Street

¿Y qué haces cuando ya has pagado la casa, la comida y los servicios esenciales, además del Wifi? los más osados, mover el dinero. Al menos, según una encuesta de Bank of America, un 9% de los estadounidenses utilizará los 1.400 dólares del cheque para invertir.

A mayores ingresos, mayor la tendencia a invertir en lugar de gastar, destaca el estudio que se pregunta ¿quién realizará todos los gastos de consumo voraces que espera el mercado?.

¿Y en qué se traduce esta medida en los mercados?

En pocas palabras, la gente tiene dinero para gastar lo que, en la práctica, los mercados ven como un augen, aún más si cabe, de la inversión en renta variable por parte de inversores minoristas, es decir, que todo hijo de vecino, mira con los ojos brillantes a la bolsa.

Desde Goldman Sachs, estiman que entre 100.000 millones y 350.000 millones de dólares irán a parar a Wall Street, lo cual, dicen, refleja un mayor crecimiento económico del esperado.

El caso es que los beneficios recogidos por las compañías en los mercados financieros, de máximo en máximo que andan, contrastan con las fuertes caídas de otros sectores como, por ejemplo, es el de la banca que anda en estos momentos lidiando con unos tipos de interés irrisorios y la desaceleración de la economía mundial. Y si no que les pregunten a Jerome Powell y Christine Lagarde que no recogen más que críticas de las entidades.

Y es que podemos decir que el sector bursatil global ha experimentado una transformación sustancial a lo largo de los últimos 20 años: algunos mercados han pasado de ser servicios públicos a ser sociedades mercantiles cotizadas en bolsa. Donde la democracia (y los minoristas) parecen haber llegado con la intención de quedarse.

El poder del "minorista"

Al mismo tiempo, la comunidad inversora se ha ampliado en todo el mundo, y los mercados han experimentado un incremento del volumen de negociación por parte de inversores tanto minoristas como institucionales que, precisamente, han disparado la cotización de algunos activos.

Jugada maestra: el bitcoin

Y es que si hablamos de moda en inversión, tenemos que hablar de renta variable, pero también de la criptomoneda que está en boca de todos: el bitcoin. Todo el mundo conoce, a estas alturas, a alguien que ha decidido "poner" dinero en los criptoactivos o, al menos, ha oído hablar de ello.

Pues bien, según una encuesta publicada esta semana por la entidad nipona Mizuho, 40.000 millones de los 380.000 millones del montante total de estos cheques se podrían destinar a inversión en bitcoins.

Un 61% de los encuestados decía tener interés en invertir en bitcoin. Ciertamente es un porcentaje llamativo, pero no sorprendente. Y es que en el último año el precio de esta criptodivisa se ha “disparado” un 1.000% hasta superar los 62.000 dólares de valoración.

Un guante que ya están recogiendo las entidades financieras. Este miércoles, ayer mismo, Morgan Stanley se convertía en el primer banco de Estados Unidos que ofrece a sus clientes la posibilidad de invertir en bitcoin a través de tres fondos con los que ya cuentan en cartera.

Biden: "El dinero, mejor en el bolsillo"

Pero como dice el refranero popular, más vale pájaro en mano que cientos volando. Esta máxima parece que alguien se la ha enseñado al presidente Biden quien ante estas noticias y en una conferencia de prensa el pasado martes en la Casa Blanca decía: “las vacunas en el brazo y el dinero… en el bolsillo”.

“El paquete de ayuda ya está haciendo aquello para lo que fue diseñado: marcar la diferencia en la vida cotidiana de la gente”, remarcaba.

Veremos a ver en qué queda todo esto, aunque para hacernos una idea, ahí están los datos. Cuando se liberó el primer paquete de ayuda durante la administración del republicano Donald Trump en 2020, según los números de Deutsche Bank, el 53% afirmó haber invertido en Wall Street, aunque, apuntar, que ese volumen alcanzó apenas el 8% del flujo total de inversiones a la bolsa del pasado ejercicio. No obstante, el dinero llegó en diciembre y vimos el terremoto que provocó en los parqués a comienzos de este 2021, ahora solo queda esperar, pero estos nuevos cheques, decirles, que prometen.

Noticias relacionadas